jueves, 28 de junio de 2007

Sandro de América, tampoco hay más

No es Por ese Palpitar, ni Te Propongo, ni Naila, es Rosa Rosa. Y sí, ésta es una de las canciones que canto cuando estoy solo, solito... ji, ji, ji.

miércoles, 27 de junio de 2007

A leerse

No sé porque se me vino a la cabeza Wittgenstein, pero hay algo que él dijo, que me gusta mucho. Je, y hay que leerlo. Y que todos los que lean esto tengan un bonito día y una hermosa existencia y los que no lo hagan, también.

"El sentido del mundo tiene que residir fuera de él y, por añadidura, fuera del lenguaje significativo"
Ludwig Wittgenstein

¡Felicidades a Amanda!

Mi hermana, por su cumpleaños.

martes, 26 de junio de 2007

Hoy en la mañana vi a unas comerciantes de verduras pelear en un mercado de la Condesa

¡Qué fuerte!
Aquí la primera parte grabada con mi celular

Aquí la segunda grabada por Mirna Calzada en su celular

Pero no vieron lo mejor, tiraron el puesto de una viejita entre las dos y hasta le pegaron a un niño en la cara... pobrecillo, con su ojo hinchado.

¡Felicidades a Blanca María del Carmen Olvera Monjardin!

O sea, mi mamá, por su cumpleaños.

lunes, 25 de junio de 2007

A

Vicente Fox, Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador, Irma Serrano, Silvia Pinal, Mara Maru, Lady Apache, Fabiruchis, Juan José Origel, Mariana Garza, Angelina Loera, Laura Arredondo, Flor Rubio, Gerardo Alfaro, Jorge Serrano Limón, Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro, Elena Poniatowska, Ángeles Mastretta, Gabriel García Márquez, Verónica Castro, Anabel Ferreira, Carmen Salinas, Cibernético, Elba Esther Gordillo, Carlos Slim y al público en general; les digo deben ver el fragmento que sirve de prólogo para el film Persona (1966) de Ingmar Bergman.


Tomás

Cómo me gusta(ba) James y su Say Something

Y aunque sea de los tiempos en los que tuve más de cinco centenas de discos, y ahora ya no, es la canción de hoy y no la dejo de cantar.
Desde temprano amaneció en mi endoplaylist repitiéndose, aunque en los puestos afuera del metro Chapultepec se escuchaba ya el chucuchú, ésta siguió mientras andaba por la calle, mientras me bañaba, mientras.

jueves, 21 de junio de 2007

Gabriele d'Annunzio ya habló de la lluvia

Que está aquí, en medio de la inclemencia ya pronosticada y provocada por el choque de frentes de aire frío con caliente.
Quiero hablar de la lluvia y verla, a veces como hoy, salir a mojarme en ella, ejecutar un cliché.
Con disfraz de futilidad... no se va.
Cac, cac, cac, plac, plac, plac, plac, plac, plac.
Fraaaaaaaaaaaaaaaaa...

Siempre uso mis manos

Para quitar el exceso de agua de mi cuerpo tras la ducha y antes de usar la toalla, como si las manos fueran limpiaparabrisas. No sé en qué momento empecé con esta costumbre, que sé suena de lo más ordinaria. ¿Ustedes lo hacen? ¿Es normal? ¿Qué cosas comienzan como ordinarias y después nos alejan de los demás? A veces nos acercan, ¡eh! Ja, ja, ja.

Mmmmm

Ojalá alguien me pueda decir qué es holístico. Me suena como a turbantes, taparrabos, Birkenstock o pantalones bombachoides. A Yoga también. Naturaleza, Svelty, Clight, yo interior, Bonafont, templo, Osho, Mohandas y hasta yogur son otras palabras que igual llegan a mi cabeza.

lunes, 18 de junio de 2007

sábado, 16 de junio de 2007

Primer acto

Laura Flores camina y camina y camina... Segundo acto, Laura Pausini camina y camina y camina... Tercer acto, Laura León camina y camina y camina... ¿Cómo se llamó la obra?
Si quieres saberlo apriétale aquí
Ja, ja, ja, ,ja. No le daré el crédito a quien me lo contó, ¡jamáááááááás!

viernes, 15 de junio de 2007

Más música de mi juventud, y sí, me erizaba la piel

En esta canción, el intervalo entre los minutos 1:17 y 1:28, es.


Me alzo y salto, entre tus dedos sabré caer (...)
(...)cuando respiro en tu boca y penetra tu ojo en mi ojo,
cuando respiro en tu boca me escondes como sangre a la herida...


¡Qué fresco sonaba todo esto!


Claudio Valenzuela siempre me resultó molesto, probablemente por eso Marcelo Muñoz y Gabriel Vigliensone se fueron, les sucedió Francisco González y la música de Lucybell ya no me gustó. Después me sonaron como a La Ley. Si alguien lee esto, algún día, y conoce la verdadera historia de lo que pasó... que me cuente todo. Soy de los pocos interesados.

miércoles, 13 de junio de 2007

Gracias... de nuevo

Por las sombras chinescas
por la elipsis
por Kulechov
por Cahiers du Cinéma
por André Bazin
por François Truffaut
por Jean Pierre Léaud
por Los Cuatrocientos Golpes
por Henri Decäe
por Jean Constantin y su música para esta película
por Diego Carrera
por Youtube y
por esto que vivo

Escuchaba mucho esto

Cuando me corrieron de la prepa. ¡Plaf!

martes, 12 de junio de 2007

Señora

Es muy tarde, pero alguien piensa en usted esta noche y ha pensado en usted casi diario, desde el día que la vio. Alguien quiere que usted esté bien. No puedo olvidar su cara y hasta siento ganas de verla otra vez. No sé si sea por su improvisado parche en el ojo, su cubeta o el trapo en las manos. No sé cómo sea lavar coches en la madrugada, en el centro de la Ciudad de México. ¿Le da miedo? ¿Alguien le ha hecho algo? ¿Siente frío? ¿Qué le pasó en el ojo? Probablemente tiene la edad de mi mamá, aunque se ve mayor. Si tiene hijos... ojalá se lleve bien con ellos. Quiero que sea feliz.

lunes, 11 de junio de 2007

Los Acreedores y la herida y el pozo

Ya con posibilidades de entender, recurro al candor y a mi hambre. He intentado discernir entre las sombras de mis ímpetus y no en ellos, lo veo.
Hace días hablaba de Ibsen y no podía recordar a Strindberg. ¿Qué tuvo que pasar? ¿Por qué?
Leí Los Acreedores y años después la vi puesta en escena. Hoy la entendí mejor que nunca y vino a mí.
Correlacioné las ideas acreedoras que amanecieron en mi portapapeles con dos páginas de Carlos Cabarrús. Sucedió.
Fue en esa obra donde August Strindberg vació su colección de fobias, una de ellas a los enemigos, aparentemente ausentes.
Entes físicos o de la psique; si tocan a la puerta de cualquiera, aun la mía, deben saber que no se puede cobrar las mismas deudas más de una vez. ¿De acuerdo?
Si se entiende como una tregua bilateral y sempiterna, que también se entienda como el fin.

martes, 5 de junio de 2007

Gracias

A todos los desconocidos que alguna vez me han ayudado. Gracias a los traileros que me avisan con sus luces direccionales cuando puedo rebasar, también cuando sus luces altas me dicen que adelante hay alguna contingencia y debo bajar la velocidad.
Gracias a quienes se han acercado a ayudar; como aquella vez, cuando a alta velocidad caí en un bache gigantesco, perdí el control y el rin de mi coche se dobló.
Gracias a aquellos viejitos; que en un país con fama de gente antipática y sin mi total dominio del idioma me condujeron hasta el lugar que buscaba, aunque se desviaran de su camino.
Nunca olvidaré a la desconocida, que hace un par de años me consoló afuera de un bar, cuando me sentía tan mal. Ya olvidé tu nombre, amiga. Qué comprensiva fuiste.
También a ustedes, vecinos desconocidos, quienes conmigo persiguieron a ese ladrón que se llevaba los discos y cuanta cháchara encontró en mi coche, ustedes en sus camionetas y yo, incluso atravesando casas en construcción. El pobre tuvo que tirar mis pertenencias para seguir con su huida.
En cuanto a mis conocidos, les agradezco a todos, todo. He recibido gestos increíbles, aun de quienes menos esperé.

viernes, 1 de junio de 2007

Margarita

Ya llevaba con nosotros como un año, todo un récord en nuestro caso, teníamos una fama terrible. Mis hermanas y yo, el mayor, casi de seis años, les pegábamos, las mojábamos y hasta nos gustaba pelearnos con la comida y ver sus caras de preocupación frente al desastre.
Margarita se encargaba de la parte baja de la casa, incluyendo la cocina; su hermana Lupe lavaba, limpiaba los cuartos y los baños.
Como mi nana Esperanza ya se había ido hacía como un año a cuidar a sus hijos; no me acuerdo quien estaba a nuestro cargo por esos días, pero dejó de ir como una semana. Entonces, Margarita ejerció las funciones de cuidadora.
Mi mamá la describía como trabajadora, sí lo era; y hasta nos invitaba a las fiestas familiares en su ranchería, en una casa llena de moscas. Me daba mucha pena rechazarles la comida que me ofrecían.
Tomé una siesta después de la escuela y ver las caricaturas, siempre llegaba muy agobiado a la casa, me había pasado toda la mañana preocupado de que me fueran a regañar, como ya había pasado. Siempre cuidaba no hacer algo malo, ni correr y accidentalmente romper algo, eso me estresaba mucho.
Y ahí acostada sobre mí, Margarita me despertó con besos en la boca y lamiéndome la cara, ¿por qué no? Me detuvo las manos y yo le seguía pegando, le dije cochina, pinche y cabrona.
No me le volví a acercar, aunque en la tele salían besos como los que ella me había dado y se veían bien, a mí no me había gustado.
Semanas después vi como un compañero de la escuela saludaba de beso en la boca a su mamá, aunque sin lengua, y le pedí a la mía hacer lo mismo. Enseguida contestó que no.

A ver

¿Qué opinas de los chilangos? Pero la verdad, ¡eh!