viernes, 26 de diciembre de 2008

La película ésta

Que quería ver, The Curious Case of Benjamin Button, tenía todas las localidades agotadas. Es decir, no la vi, pero en vez de eso me metí a ver Marley and Me, ¡pésima y grotesca! No la vean.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Cuento de Navidad

El que tuve hace un rato gracias a este travieso subconsciente, que incluso aprovecha cualquier inocente siesta para manifestarse: usaba una computadora de escritorio muy fea, mis papás seguían divorciados, mi mamá tenía un amante a quien recibía casi diario, mis hermanas me ignoraban, y una, sobre todo, era especialmente hosca conmigo.
Mi mamá estaba ansiosa por recibir a su visita y yo le reclamaba, pero a ella no le importaba nada de lo que le dijera. Después de un rato me asomaba al ventanal de su cuarto, y a lo lejos, vi tras sus cortinas, que un tipo de cabellera negra le besaba las piernas. ¡Qué horror!
Lo raro es que conservábamos a Isabel, la chica que nos echa la mano en la casa, al jardinero, y hasta se había agregado un mozo, que me veía con lástima. Eso sí, la casa feísima. 
Unas policías capitalinas me daban una orden de desalojo de mi departamento. Le contaba a mi papá, así como para que me echara la mano, pero ni siquiera fingió que le importara el asunto. Desperté para respirar, ¡en serio que se me iba el aire!
Antes de escribir este post, aun durante mi sopor postpesadilla, tecleé "A Christmas Carol" en Wikipedia. "Esa lectura infantil dejó su marquita en mí", aseguré. En serio pensé que por haber renegado tanto de Navidad durante la noche anterior, mi subconsciente me había pasado la factura hacía un rato. 
"Pero yo no soy como Scrooge", dije y la piel se me erizó, acompañada de una lagrimilla que me llegó al cuello. 
Ahora veo a la calle y está todo oscuro, anocheció ya hace más de una hora. Siguen las aceras, cornizas, techos y automóviles con nieve encima. Pienso en la gente que quiero y justo me topo con esta nota http://www.msnbc.msn.com/id/28385277
Quiero salir por un chocolate caliente y algo qué masticar. En un par de horas iré al Scotiabank Theatre a ver The Curious Case of Benjamin Button, que justo hoy se estrena. Volveré a verla en México, como acordamos. Uy, ¡muero de ganas de eso y otras muchas cosas!
¡Feliz Navidad!

martes, 23 de diciembre de 2008

Día 1, o sea ayer

Llegué cansado, todo el paisaje estaba nevado. Antes de comer entré a bañarme, perdí el equilibrio mientras me desvestía, me caí. No alcancé a meter bien las manos. Se me dislocó el hombro izquierdo y frente al miedo de ver arruinadas mis vacaciones, corrí al espejo -se veía espantoso el hueso desacomodado- y lo puse en su lugar otra vez. Ni sé cómo le hice. 
Ay, me duele un poquito cuando lo muevo. Me pregunto si dejará de doler para que con confianza vaya a Whistler en los próximos días.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Durante el

Trayecto de San Miguel a Querétaro, hace unas horas, mi papá me contó que alguna vez leyó una carta de amor que escribí. Que más bien, estaba impregnada con mi decepción; y que, obviamente, jamás entregué. No recuerdo qué escribí en ella.
La encontró en mi cuarto, en la casa de San Miguel, cuando le pedí que me buscara un documento. Me dijo que se sintió conmovido y especialmente emocionado. Que pudo ponerse en mis zapatos con lo que leyó, que le dieron ganas de enmarcarla. Que me conoció mejor y le gustó mucho cómo escribo. Fue adonde mi mamá, se la enseñó, ésta la leyó y rompió, pues no debían leer "mis cosas".

miércoles, 17 de diciembre de 2008

¡Ayyyyyy!

Quiero choux y gelatinas de la Espiga. Quiero chongos de la Dulcería de Celaya. Quiero cajeta La Vencedora. Quiero tostadas del Carmen. Quiero frijoles y filete del merendero. 
Quiero guacamayas de Javier. Quiero kebabs de donde sea, pero que sí estén ricos. Quiero alubias con pato de una lata comprada en el Monoprix. Quiero pad-thai. Quiero crème brulée. Quiero jamoncillos de la señora desaparecida en San Miguel. Quiero lentejas con vinagre. Quiero menú de cinco tiempos de Casa Rosalía.
Quiero roast beef de la Quinta Loreto. Quiero pay de manzana, pero sólo el que hacía mi mamá cuando era niño. Quiero chilaquiles de mi mamá. Quiero fajitas de mi papá. Quiero frijoles, arroz blanco y salsa de chile pasilla de mi abuelita Carmelita. Quiero tamales de papaya de mi abuelita Toña. Quiero sopa de la que me inventé. Quiero discada. Quiero agua de cebada de Sinaloa.
Quiero nieve de la Plazuela o de Comonfort. Quiero recortes de las monjas de Las Monjas. Quiero rompope de las monjas de Hidalgo con Mesones. Quiero rompope del que hago. Quiero galletas y nieve envinada de La Gardenia. Quiero sopes con nata del Rincón de don Tomás. Quiero chili con carne de donde sea, pero rico.

Sábado de ronda

Como que me dio la fiebre

Britney o Cynthia Klitbo. Por cierto, las dos tienen nombres de bailarinas exóticas. Creo que ya me deschaveté. Ajá, como que se me vuelan las láminas. 
Y es que, así como en las telenovelas, cuando algunos personajes enloquecen, me dieron unas ganas raras de raparme y rasurar mi cabeza. Quiero deshacerme de esos cabellos y que me salgan nuevos. Lo haré el primer día de enero, a mi regreso.
Analicé esta manifestación de mi conducta, y creo que quienes de pronto salimos con que nos rapamos, sólo invocamos cambios de raíz en nuestras vidas. Es algo así, ¿o sólo quiero saber qué se siente andar pelonchas? Es como lo mismo, ¿qué no? Bah, no importa.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Hoy en mi blog

Escribo que todo está bien. Me siento feliz. Todo fluye con naturalidad. Me gusta pasear y caminar sin ver el reloj. Ver películas y reír es lo máximo. Todo el tiempo tengo ganas de abrazar. Pese al estrés del trabajo, y aunque me desesperan algunas cosas, ya les guardo un gran cariño a mis compañeros, mi jefe incluido. 
2008 ha sido increíble, como una nueva dimensión. Si ha habido cosas difíciles, son como parte de una comida muy especiada, o con mucho picante. Algo así. Creo que este año soy mejor persona que el anterior, ¡uf!, y exponencialmente más que el antepasado.
Estoy seguro que todo se pondrá mucho mejor, muy por encima de mis expectativas, lo sé. Estoy contento y con ganas de broncearme. Gracias. 

martes, 2 de diciembre de 2008

Hoy usé

La expresión "no obstante", ¡claro, en un texto! Después se me ocurrió buscarla en las imágenes de Google. "A ver qué sale", pensé. Y aquí pongo la primera que apareció. 
Es de las cosas más raras que he visto. Si a alguien le dicen que "no obstante" es lo mismo que esto, seguro lo cree.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Ayer me

Compré una bici. Desde que la vi, y después de conocer otras, sólo pensaba en ella. Se me quedó en la cabeza. La pagué, saqué de la tienda, y usé por unas dos horas. Es posible que más. Cuando me ponía nervioso con la gente alrededor, se desestabilizaba. 
Del Centro hasta la Roma fue padre el camino. Después de pasarme un alto, a pocos metros caí. Dicen por ahí que se vio muy chistoso de lejos.
Después de recorrer la colonia en zigzag, vi Las Fresas Salvajes. De regreso, ya cansado y con sueño, tomé el camino más seguro a mi casa. 
Recorrí un buen tramo de Nuevo León, después pasé por la lavandería carera de Citlaltépetl, y así como la película que recién había visto, tuve mi propio roadmovie de 25 minutos con sus respectivos flashbacks intercalados.
Las calles estaban en penumbras y solas. Estuvo buena onda el asunto, todo tenía una composición fotográfica muy bonita, como si el trayecto se hubiera dispuesto así para mi paso. El camino estaba lleno de símbolos que tomé y ahora pienso muy bien.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Hace unas horas

Presa de una infección gastrointestinal que comenzó en la madrugada, vomité lo único que ingerí en el día. Sentí las contracciones de mi abdomen, y recordé cuando los perritos se ponen mal de la panza.

lunes, 24 de noviembre de 2008

La semana pasada

Encontré una lagartija súper chiquita entre unas macetas, afuera de las oficinas de mi trabajo. La muy pequeña caminaba con torpeza y aproveché esto para agarrarla. Como que se enojaba y quería morder, después se hizo la muerta, pero sólo la acaricié. Quería escapar y caía de mis manos al piso. Esto no me gustó. Seguro que se lastimaba. Un compañero quiso usarla para asustar a alguien, pero no lo logró. 
Decidí, con temor sobre su porvenir, regresarla a su "hábitat", y la puse en la tierra de una maceta.
La vi hoy en la mañana y la esquivé. No la creí tan tonta como para quedarse ahí, donde todo mundo pasa. Olvidé las fatales posibilidades. 
De regreso la vi, y la encontré tan inmóvil que supe lo que ya sabía. A su lado había un líquido oscuro. La levanté con un palito, y vi su panza abierta con algo que le salía. Me sentí confundido. Quise enterrarla en una de las macetas, pero la idea de que alguien me descubriera, me avergonzó. ¿Por qué chingados no la enterré? Bueno, hasta me enojé con ella y con el palito la hice a un lado, con brusquedad. No hablé mucho en todo el día. Durante la comida me preguntaron por qué había estado tan inusualmente callado, y en ese momento no recordé la causa. De cualquier forma no la habría contado.
¿Por qué ya se me había ocurrido cómo moriría y no hice algo determinante para que siguiera con vida? Aunque su muerte aquí; con gente que camina, y lleva miles de cosas en la cabeza, y no ve ni para arriba ni para abajo, era casi inminente. ¿Debí esforzarme más e ideado a priori una forma eficaz de salvarla?
¿Su vida era tan poco importante? ¿No era mi responsabilidad pensar en ella? Debía simplemente, ¿dejarla vivir hasta su muerte?, hoy.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Mi abuelo

Besó a mi abuela: "¿Nomás me vas a dar un beso?", ella preguntó. "Mañana te voy a dar todos los que quieras", contestó él y después murió.

Se me

Hace muy simpático leer un texto con "a la postre" entre sus líneas. Ji, ji, ji.

Franqueza fraternal

Tomás dice: 
Estoy emocionado, Pepe sí alcanzó a comprar nuestros boletos para Radiohead.

B L A N C H E dice: 
Qué padre!!!!!

Tomás dice:
Es que se acabaron súper rápido. Para mí que rompieron el récord de Madonna, y que hasta unos tipos durmieron afuera de los Mixup. En serio que como a los 20 minutos ya no pudieron comprar aquí en la oficina.

B L A N C H E dice:
Pues es que hay más nacos.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Viajé como

Más de 20 años al pasado con estas cortinillas. Si de casualidad me topaba con ellas mientras cambiaba de canal, ahí le dejaba. Era lo máximo ver este intro. Lo mejor del asunto es que aún me gusta y lo puedo ver cuando quiera. Eso sí, puedo adivinar que muchos de mi generación dirán que parece el video de Justice.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Circula el rumor

De que esa tortura china, de nombre Sigurrós, abrirá el concierto de Radiohead. Eso me pone de malas. No puedo creer que a alguien le guste ese bodrio de sonidos con quejidos. Prefiero escuchar a unos gatos, a las 4 am, cogiendo en la azotea.

martes, 11 de noviembre de 2008

A veces

Extraño los tiempos en los que mi papá nos llevaba serpientes a la casa. Las atrapaba cerca de las construcciones que hacía en el campo. Por aquellos años construyó un rancho con cría de caballos y una casa de campo, cosas así, todo en la misma zona. 
Siempre había un alicante en el camino. A Tomás, mi padre, se le hacía buena idea llevarlo a vivir a la casa un tiempo y después regresarlo a donde lo había encontrado.
Una de esas bichas se escapó y desapareció en la casa de mis abuelos paternos, alguna vez que se nos ocurrió llevarla. Jamás la volvimos a ver, ni en cadáver, por más que removimos los muebles. Son rapidísimas. Otra como que se deprimió y no quería comer, entonces no hubo más que regresarla.
La que más recuerdo es una que nos duró un buen tiempo y creció tanto que me pesaba cuando la colgaba sobre mi cuello, como bufanda. Se enroscaba, pero papá me enseñó a no permitir que constriñera más de la cuenta, sólo había que tirar con firmeza del extremo de su cola y como que perdía fuerza en el resto de su columna. Algo así.
Mi hermana Blanca y yo peleábamos por jugar con "la víbora", y es que a ninguna le pusimos nombre. Estoy convencido que no les queda ninguno. No queda decir "la víbora Pablo o la serpiente Juan", además ni sabía si eran niño o niña. Sólo mi papá sabía como "verles". Entre sus peculiaridades, descubrí que hacen caca como los pájaros. Les sale de un orificio casi camuflado entre las escamas.
También era padre hacerlas comer. Como están acostumbradas a atacar animales en movimiento, no siempre era posible conseguirles presas qué comer. Entonces era necesario abrir sus fauces con la mano y meter una bola de carne molida cruda. Era divertido ver cómo se la pasaban. 
Todo eso ya no existe y no se repetirá. Ya no vivo con mi familia. Papá tampoco ha atrapado una serpiente en varios años.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

"No voy a ir a la fiesta"

Dijo mi amigo Luis, y lo vi en primer plano. "Soy pintor", agregó cuando estuve a punto de alejar mi vista de él. Desperté con un ataque de risa. 
Me sentí un poco desvelado, pues anoche, lo que comenzó como un accidente de aviación y un tráfico espantoso en consecuencia, continuó como una visita de resignación al King's Pub de Santa Fe. 
Impulsados por el "mientras baja el tráfico" bebimos cerveza, comí un sandwich gigante de carnes frías y pedimos una botella de Bacardí. ¿Por qué no?, ¡de una vez! Y le entramos a las cubas. "¡Por Obama!", propuse en mi primer brindis. ¡Qué payaso!, ¿no?

martes, 4 de noviembre de 2008

Esta canción siempre me ha

Dado mucha risa, sobre todo por las parodias a las que ha sido sometida. La verdad es que me gusta mucho.


También agregué el video de cuando fue atacada por un león.

lunes, 3 de noviembre de 2008

No es mala onda

Pero este blog cumplió un año en mayo pasado y sí lo sabía, aunque jamás lo mencioné. Lo digo porque hoy me di cuenta que le guardo amor.

Post súper irrelevante y vano

Así como el que hice de los grupos con nombres de animales. Aquí mi top 5 de comida por regiones del mundo.

1. Mexicana
2. Árabe o de por allá
3. Española
4. Italiana
5. Tailandesa


viernes, 31 de octubre de 2008

Deseo

Ir al espacio algún día, pero vivo. No quiero que manden mis cenizas a orbitar allá. De hecho, desde la reciente muerte de mi abuelo, quiero ser enterrado y desintegrarme poco a poco. Nada de entrar entero a un horno y salir como hollín.

Por

Cierto, Los Tucanes de Tijuana, ¿son de Tijuana?

Seguro que ya muchos

Han hecho esta lista antes, pero quiero hacer la propia. Ajá, es de nombres de bandas o músicos relacionados con animales.

Los Tigres del Norte
Los Tucanes de Tijuana
The Monkeys
The Flamingos
Stray Cats
A Flock of Seagulls
Jaguares
Cat Stevens
The Beatles (más o menos)
Ratones Paranoicos
Los Piojos
White Snake
Echo and the Bunnymen (también más o menos)
Panda
The Pussycat Dolls
The Turtles
Alacranes Musical
The Yardbirds
The Eagles
Seal
Doves
Snoop Dog
Arctic Monkeys
Gorillaz
The Black Crows
The Animals

Uau, la

Gente es lo máximo. 

lunes, 27 de octubre de 2008

Imaginen

Cómo me siento. El fin de semana vi Shaun of the Dead, Tideland y cerré con Barry Lyndon. La pasé súper bien: dormí mucho, comí en El Popular, fui a la Cineteca y la noche del sábado bebí algunas cervezas. Pasé un domingo de Subway, pizza y Stanley Kubrick. Anoche; entre suspiros y después de algunas horas fuera de casa, durante el camino de regreso pensé en Shaun, Jeliza Rose, lord Bullingdon y Barry Lyndon. 
Llegué, y Sergio, un buen amigo, me contó que alguien se hacía pasar por mí en alguna de esas páginas de contactos y hasta había incluido fotografías mías en su perfil. Lo reportó por mí. ¿Por qué alguien haría algo así? ¡Qué extraño! ¿Qué significado tiene esto?

viernes, 24 de octubre de 2008

Hoy tomé

Conciencia y escribo de algo muy duro, para algunos más que para otros, claro. Recordé los 90. Ahí, el acontecimiento decisivo de la pubertad y adolescencia sucede cuando los papás se caen frente a uno, sin remedio y sin que pueda hacerse algo. Evitarlo no es posible, hay que vivirlo.
Un día el papá y después la mamá, o como sea, pero ahora veo el tamaño de eso. Recuerdo el nivel de mi decepción. No les perdonaba ningún error, ni sus peleas, ni sus decisiones arbitrarias, ni el daño que uno le hacía al otro. Después, las revelaciones de las "cosas de grandes" engordaron espantosamente ese caldo adolescente.
Y la adultez se siente con toda claridad cuando esos recuerdos ya no lastiman. No porque uno se haga de piedra o alguna de esas frases melodramáticas, sino porque los papás se reposicionan en la cabeza. Actuaron según su momento y circunstancia, suena fácil y trillado. Y cuando piensas en ellos, voltean a verte, y en el clousop sonríen.
Bueno, y la idea general de lo escrito en las líneas de arriba aplica para todos, je. Es lo importante de estas palabras .

miércoles, 22 de octubre de 2008

Un momento del domingo con Maris y Javi







Fotos cortesía de Marisa y Javi, quien se discutió con la del avión entre mis dedos. ¡Qué bárbaro fotógrafo! ¡Y qué preciso con sus instrucciones! ¡Son lo máximo! Ya los quiero ver otra vez.

Hoy leí

"La Comisión Europea estudiará si los móviles producen cáncer". ¿Nos los vendieron sin ya haber estudiado esto?, ¡grandísimos idiotas!

No encuentro mi ipod

Y llevo casi 24 horas con dolor de cabeza. Pese a lo anterior, me siento súper bien.

viernes, 17 de octubre de 2008

Es

Chistoso que las emociones y cosas de esas hagan que nos salgan líquidos de diferente viscosidad. Esta canción me humedece los ojos. Además de la letra, me trae bonitos recuerdos. Es la favorita de mi hermana Blanca desde niña. Eso me conmueve demasiado.

jueves, 16 de octubre de 2008

El

Taxista de la mañana me cayó bien, pero me creyó capaz de guardar una suposición igual a la suya. "¿Verdad que Slim no ha de ser feliz?", preguntó el simpático hombre, dando por hecho que estaría de acuerdo con él. Con serenidad, pero le espeté mi total desacuerdo. No se lo esperaba.

martes, 14 de octubre de 2008

Ya sé

Que "¡qué onda!"; pero tengo unas ganas locas de ir a La Cucaracha a beber cerveza como demente, poner muchas canciones de The Doors y ver cómo se ponen a bailar los más borrachos, sobre todo los más viejos.
Si es posible; quiero que Pepe, Talina, Marisa, Shobe y Luis estén conmigo. Aunque veo difícil estar con todos ellos al mismo tiempo en algún lugar.
Después; quiero manejar por el caracol en la madrugada, llegar a mi cama, acostarme con palpitaciones y el eco persistente de la cantina en mi sueño.

Qué mala onda

Que mi generación sea conformada, en su mayoría, por ignorantes con "buen gusto". En serio. Me aburro.
En fin. Apenas supe que ayer murió Guillaume Depardieu. Actuó en Pola X, una de mis películas favoritas. Por lo que leo; como Pierre, su personaje en el filme, vivió en el azote. Sobra que mencione su parentesco con Gérard Depardieu.
Quiero verla otra vez. Ahí también sale la tipa rara de Twentynine Palms, Yekaterina Golubeva. Estas líneas son un camino chafísima a Bruno Dumont. De él pienso que es muy Antonioni. Ni sé por qué, pero el texto debe terminar aquí.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Nunca

Se me había muerto un abuelo. Se siente espantoso. Estoy muy triste. No sé qué escribir aquí.
"¿Qué harías si tuvieras un nieto feo?", le preguntaron alguna vez a mi abuelo. Rió. "¡No sería de aquí!", contestó.

lunes, 6 de octubre de 2008

Que la razón para poner una canción en el ipod es arbitraria, casi siempre. Hoy, rumbo al trabajo, la primera que puse fue West End Girls. La repetí dos veces más y siguió Common People. Casi la dejé terminar. No es interesante que platique las que siguieron.
Pasé un excelente fin de semana, pero trabajé casi todo el tiempo. Ayer pisé la oficina durante tres horas. Estuvo bien, supongo, es parte de un desmadre de acontecimientos que se sucederán para que ocurra algo bueno, supongo otra vez. Creo que todo lo que pasa es bueno.
Mi hermana llegó anoche, muy tarde, y estrené esas sábanas que tenía guardadas para cuando me visitara alguien querido. Platicamos y reímos antes de dormir. Soñé que mi abuelo Tomás moría y lamentaba no haberlo visitado el día de su cumpleaños. Odio esos sueños como de remordimiento. ¡Canijas pesadillas!

viernes, 3 de octubre de 2008

Qué chistosa

Votación. http://www.20minutos.es/noticia/395114/0/mexico/lista/banderas/

Puse de alarma

En mi celular, una canción que me puso muy de buenas. Desperté feliz y con un priapismo mañanero que juró nunca abandonarme. Canté, reí, bailé en la regadera. Como que aún no regresaba al mundo. Ahora estoy en la oficina. No pude evitar que mis lágrimas cayeran al escritorio. Las limpié con las mangas del suéter. Que nadie me vea.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Hoy mis palabras

Se han ido en dos boletines de prensa, catálogos y guiones. De momento no sé qué escribir aquí. Más tarde saldrá una idea. Eso sí. Ay, ¡qué aburrido post! Bueno, me molesta la palabra "post", pero "entrada" tampoco queda muy bien. ¡Y qué decir de la palabra "blog"! ¡Aaargghh!

domingo, 21 de septiembre de 2008

Cuando un

Crítico de cine no sabe qué más decir, pero quiere que aún prevalezca su imagen de conocedor, excreta frases como "fulanito de tal no da concesiones[...]"; y bueno, para eso existo, para darme cuenta de todas estas cosas.

Estoy seguro

Que los tipos de Pizza Amore y los de Videódromo son parientes.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Hace muchos

Años; cuando me desagradaba un programa de televisión, digamos Capulina o cuando Carlos Ignacio salía a cuadro, cambiaba el canal y me alejaba lo más posible del que tenía cosas feas.
Buscaba opciones en canales alejados y cambiaba rápido, por si las dudas, a las sintonizaciones contiguas a la que había decidido rechazar, esperando no encontrar algo que me gustara tanto como para dejarle.
Después entendí que entre los canales no hay distancia física mesurable, así como no la hay entre las letras del alfabeto.

Prometo que escaparé contigo

jueves, 18 de septiembre de 2008

Las pecés son

Como la burocracia mexicana (en algunos casos):
-Si la pecé tiene Windows Vista, es la oficina del SAT en Insurgentes y Reforma.
-Si tiene Windows XP, es Constituyentes.
-Si tiene Windows Millenium Edition, es un viene-viene.
-Si tiene Windows 98, es un campamento de perredistas, ya sea en el Zócalo o en la calle Monterrey.
-Si no es lap, no importa el Windows que tenga, es una mujer policía a bordo de una patrulla que lo especifica con la leyenda "Policía Femenil".

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Felicidades

A Tomás Luna Álvarez, ¡mi abuelo!, por su cumpleaños 81.

Que no se hagan

Los a disgusto. Sí está padre la nueva portada electrónica, aunque precaria... y a fin de cuentas conmemorativa, de la Esquire.

Estoy de regreso

En la ciudad, ¡y cuántas cosas pasaron el fin! Vaya, en todo el país. En San Miguel opté por dejar a todo el mundo plantado y hacer mis cosas. Paseé con mis papás y hermanas. Comí toneladas de tabulé, arrachera, pizza y pollo. Me bebí dos botellas de Concha y Toro. Hubo varias cervezas en el ínter. Jugué con la perra y los gatos. Vi televisión. Salí solo al campo, sin avisar a nadie.
Cuando estaba ahí pensé en la posibilidad de ser golpeado por un rayo; estaba nublado y yo en medio de árboles, nopales y cactus. ¿Qué importaba?, estaba seguro que no pasaría nada de eso. Mi cabeza sólo la quería hacer de emoción.
También tuve este sueño en el que platicaba con algunos contemporáneos de la universidad, pero no quienes eran mis amigos. Estaba con ellos en una especie de cafetería, sentado en una silla con unas patas como de 20 metros de altura, las mesas igual. Volteaba hacia abajo y el vértigo casi me inmovilizaba, pero fingí que no era así.
Pidieron que me pusiera de pie, pues reacomodarían el mobiliario. "¿Dónde me paro?", pregunté. "Aquí hay unos ganchos de metal en la pared", alguien respondió. Sin pensarlo me moví hacia ellos y los cogí fuertemente con las manos, igual atoré mis pies en la parte inferior. Tardaban mucho reacomodándolo todo y mis brazos se cansaban. Me dijeron que no tardarían más.
Me sentí a punto de soltarlos y recordé una revista TVyNovelas, donde vi que algún famoso había caído de 20 metros y no había muerto. "Es que ya no puedo más", pensé y desperté.
Claro que conté el sueño a mi familia y todos rieron. Tomás, mi padre, también me compartió su sueño de aquella noche y recordó otros más. Ya entrados en la plática onírica, narré el sueño del terremoto que me hacía saltar por la ventana y tras ver mis piernas rotas y a los vecinos asomados por los balcones, me daba cuenta que no había tenido una magnitud tan fuerte como para provocarme una reacción así de exagerada.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Una

Llamada de mamá me despertó temprano en la mañana. Hizo bien, pues no hice caso de la alarma. Lo sé, la culpa es de tanta fiesta. Un salto me llevó de estar como un guión bajo a estar como una "i"."I" latina, aclararlo es necesario. La llamada se cortó... Ella bien entendió. También debo contar que el nombre de mamá es Blanca. ¡Yeeeeeeeee, heeeeeeeeiiiii, yeeeeeeeiiiii!

jueves, 11 de septiembre de 2008

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Era muy pequeño

Cuando supe de Garfield. Papá y mamá me compraban de todo para leer desde que había aprendido: novelas, libros de cuentos, cómics, revistas, diccionarios y enciclopedias. Entre todo eso me dieron algunos portafolios de cartón duro con libros compilatorios de Garfield, Calvin y Hobbes, entre otros.
Era común que pasara gran parte de los fines de semana en casa de mis abuelos paternos y entonces cargaba hasta ahí con mis libritos de cómics. Se me hizo muy raro que el perro amarillo se llamara Odie, ¡qué fuerte y qué raro! "Odie me da mucha risa", dije e inmediatamente fui corregido por una hermana de mi padre: "Es odi, se dice 'odi'".

Sonaré como un niño

Pero en serio creo que cuando muramos iremos al cielo. Veré a mi familia, amigos y al amor de mi vida allá. No sé si ahí pueda llamarles "papá", "mamá", "mi amor", ¿o cómo? ¿Estará prohibido hacer eso allá? ¿Es totalmente diferente o sólo una prolongación de lo que vivimos aquí?, aunque debe ser más padre, ¿qué no? ¿Qué tal que nos salen con que hay otro todavía-más-allá?

martes, 9 de septiembre de 2008

El domingo

Pasé afuera del periódico Reforma y del techo penden varias cintas que parecen alargadas banderas de Italia. Por el aspecto de la construcción y los motivos patrios, juraría que Il Duce resucitó y tiene ahí su morada.

La japonesa

Que vivía escondida en un clóset y se terminaba la comida del dueño de la casa, es lo máximo. Además el tipo se refirió a ella como "una mujer muy limpia y ordenada". Tengo que hacer algo con esta historia. Es tan de los dosmiles.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Qué rico sabe el chicharrón

Pero el normal, no el prensado. Qué buena onda que exista. Me da mucho gusto. La próxima vez que vaya a León me comeré una guacamaya.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Cuando

Una canción me gusta mucho, de pronto me asusta que llegue un día en que me aburra y dejo de repetirla. Después la tarareo y cedo a ponerla otra vez. Me quito los audífonos para escuchar algo que me dirán y cuando me los pongo otra vez, está ya otra melodía.
Escucho una palabra que me la recuerda y regreso fiel a mi canción. La repito y a veces me eriza la piel si con ella presencio ideas o cosas del mundo, imagino unas que jamás ocurrieron o recuerdo otras que sí.
He lamentado que duren tan poco mis canciones favoritas, ¿por qué no hacen una que avance y cambie y dure lo que dura mi vida? Será porque si tuviera que hacer otra cosa, ¿me perdería de fragmentos para los que debería regresarla? Pero no es lo mismo sólo regresar la canción y escuchar el pedacito faltante que vivirla completa desde el principio.
Por eso duran tan poco, aunque las favoritas se quedan siempre en el cuerpo y con él se van.

Por reflejo

O no sé por qué, me persigné en la oficina, volteé a ver a mi alrededor. No me había dado cuenta, pero me vio ese tipo de intendencia que llevaba horas limpiando la misma ventana. Había dado por hecho que nadie me vería. Lo vi a los ojos, giró la cabeza e hizo como si ya hubiera terminado. Se fue.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

¿Les ha pasado?

Sentirse como Clavillazo en la escena de El Sordo, donde su pequeño hijo es mordido por una araña venenosa. "Me picó una araña", dice entre sollozos el asustado niño y comienza su desvanecimiento frente al papá, pero éste no es capaz de escuchar ni sus propias flatulencias. Si no dije "pedos" fue para evitar la anfibología.

domingo, 31 de agosto de 2008

viernes, 29 de agosto de 2008

Supongamos

Que soy muy deshonesto y digo mentiras que pueden lastimar gravemente a los demás. ¿Por qué querría hacerlo? ¿Por mala onda o por inseguridad? ¿Por diversión? ¿Por qué?

jueves, 28 de agosto de 2008

Imaginar

Que mi primo es mi sobrino; me provoca ataques de risa.

Ya estaba listo

El Ipod en el brazo, los tenis, los chores y todo y que suena mi radio. ¡Chas!, un amigo que no veía desde el 2006 regresó de Canadá y me quería ver. No tuve de otra y me puse la ropa de mezclilla y otros tenis. Mi corrida nocturna quedó cancelada. ¡Qué mal!, porque regresé todo gordo e hinchado de la playa.
Y bueno, en el camino al punto de reunión tuve un recuerdo que detecté como casi perdido. Yo, aún impúber, me hice amigo de Gosh Servin, un ruso que estaba en mi pueblo de visita con un grupo de soviéticos. Hubo una fiesta para la comisión de su país. Por alguna razón fui ahí con mi familia.
Me enseñó un poco de cirílico y con su inglés me contó que vivía en Moscú, en Leninsky Prospect. ¡Súper! Cuando se fuera de México nos enviaríamos cartas y todo. Aún no existía el internet en mi repertorio de telecomunicaciones. ¡Ah!, y Moscú se escribe Mockba, o algo así.
Me cayó súper bien el Gosh. Quedamos en vernos al día siguiente en su hotel y fui, pero no quería decirle a nadie que iría con él. Me daba como vergüenza. Bueno, antes tenía este rollo tímido y absurdo: se me erizaba la piel de sólo pensar que alguien pudiera notar mi entusiasmo hacia cualquier cosa o persona.
También nos veríamos al otro día y le grabé un caset con música que me gustaba. Pensé que allá no escuchaban nada de esto y me pareció buena idea. Antes de salir vi el caset y sentí una gran incomodidad respecto a llevárselo. Lo dejé. Fuimos al Parque Juárez y me porté todo raro. Estaba triste por no haberle llevado el regalo en el que invertí un par de horas.
Me anotó su dirección en una libretilla que traía y arrancó el papel. Le dije que tomara la mía de la primera carta que le llegara.
De regreso decidí caminar cuesta arriba por las calles más empinadas y tomar un camino larguísimo a mi casa; ir por donde era menos probable encontrar a alguien conocido. Todo el camino sentí ese dolor de los tensos y comprimidos músculos que circundan la garganta.
Ya en mi cuarto evité ver el casi presente en mi buró. Hundí la cara en una almohada. No sé cuánto tiempo estuve así, pero me levanté sólo a tirar mis magnetizadas buenas intenciones a la basura de la cocina. Es obvio que nunca escribí la primera carta.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Vírgenes del mundo

Permanezcan así. Les conviene. No hagan caso de los medios ni de sus amigos. No se dejen contaminar. Quédense así hasta que llegue la persona definitiva. Si mueren castos, no importa. Yo mismo, hoy, lo quiero ser.

viernes, 22 de agosto de 2008

De niño

Maricarmen, quien cuidó de mis hermanas y de mí por algunos años, nos hacía rezar antes de dormir y en el cúmulo de letanías se incluía esta oración para que no nos fuera a picar ningún alacrán o araña venenosa. Y esta noche le he compartido ese recuerdo a Marisa.

Ángeles

Y serafines, que se cambie calcetines.

OJO

Solicito muchacha me apoye medio tiempo contestando el teléfono.
=AMPLIO CRITERIO=

jueves, 21 de agosto de 2008

Incólume

Es la palabra favorita del día. Ayer sólo pensé en gerundios en diminutivo. Fue divertido. Incólume suena como a grupo que toca cumbias. También pienso en un cencerro.

lunes, 18 de agosto de 2008

¡Qué buenos regalos!

¡Gracias!, vecino.

Soñé que el diablo

Tenía una galería cerca de mi casa y se portaba muy buena onda conmigo. Me daba consejos... algo extraños. No tardé en darme cuenta de sus malvadas intenciones. Le conté a mi vecino sobre él y no le resultaba desconocido el tema. "Sí, sí es el diablo, ya lo conocía", me reveló. Entonces lo busqué y le espeté que había sido suficiente y no me vería la cara como a los demás.
Lo reté a un duelo justo hoy a las 12:00 hrs., cuando ya estuviera despierto. Quedamos en que el perdedor moriría.
El otro sueño fue con la casa de mi madre en San Miguel, iba en la madrugada porque sabía que alguien se quería meter por el patio trasero. Llegué y vi a mis hermanas y a mamá dormidas. Entonces supe que si prendía las luces de afuera y atrás, ya nadie entraría. Desperté y volví a dormir.
Una hora más tarde abrí los ojos cuando sentí que mi brazo era jalado con fuerza. ¡Apa, sueñitos!
Llamé a la hechora de mis días y le conté de mi sueño en su casa. Me contó, sorprendida, que hace dos días, a mitad de la noche, entraron unos tipos por una de las altas bardas e hicieron mucho ruido porque resbalaron en un domo. Llegó la policía, pero alcanzaron a escapar.

jueves, 14 de agosto de 2008

Teicachansonmí

Y bueno

Dormí exhausto y soñé que me perseguían cuatro felinos de distintas especies: uno de esos con pelillos en las orejas, un tigre siberiano, una pantera y un león. En el sueño vivía en una propiedad gigantesca; ni alcanzaba a ver las rejas y claro, como en toda casa de ese tipo, había una alberca.
Entonces pensé que los gatos temen al agua, bueno, la gata que tengo en casa de mis papás no, pero nada perdería con intentarlo y me aventé a la piscina. Tuve razón al principio, pero la canija pantera metía las patas a la alberca como para probar que nada le pasaría con un chapuzoncito.
Y que se avienta... Ahí recordé un programa del Discovery en el que unos tigres de bengala se bañaban en un río de la India. ¡Madres!
Las otras fieras siguieron a la pantera, excepto el de los pelillos en la oreja. Ay, era mi única oportunidad de salvar la vida y aproveché su nado torpe para salir de ahí. Corrí y no volteé hacia atrás. Así como en las películas entré tan presuroso a la casa que olvidé cerrar la puerta. Casi me alcanzan y desperté, vi al león de peluche que tengo al lado de la cama y me sacó otro susto. ¡Lo juro!
Había olvidado apagar la luz y cerrar las ventanas. Apenas amanecía. ¡Qué frío! Fui a hacer pipí.
Ya después soñé con una de las mejores personas que conozco: regresaba con su peoresnada y venían a visitarme para celebrar. Llegaban en una camioneta picop con sus respectivas placas norteñas y tocaban el cláxon sin parar. El ex, bueno ya no ex, subía emocionado a la caja de la camioneta y sostenía un "¡Volvimos!" escrito en una cartulina naranja.
Moría de la risa y no me explicaba por qué habían venido a celebrar conmigo, me daba mucho gusto y los abracé. "Las cosas siempre se acomodan de nuevo y se ponen mejor", les dije emocionado... aunque un segundo más tarde y con un poco de amargura recordé que mi sueño anterior había estado muy agitado y en éste había ocurrido algo súper bueno, pero no para mí.
Entonces terminó el abrazo y volteé la cara hacia el cielo. Me cubrí del sol deslumbrante con la mano derecha; para sólo ver el azul y las nubes. Suspiré. Pensé en el significado del sueño anterior. ¿Por qué con fieras que me perseguían? El sueño terminó a tiempo para que no me devoraran, ¿me querían devorar? Soy un buen nadador y también corredor. ¿Son retos?
¿Los "retos" son en la medida de los límites que yo me pongo? ¿Qué hay de mis alcances?
De pronto ya estaba despierto y mientras me estiraba salían más preguntas.
La calle de Jalapa y el cruce de Reforma a Río Sena abrieron su paso a mis preguntas y a sus respectivas respuestas, muchas formuladas también como interrogantes.
Una excelente noticia fue vista por mí hace un par de horas en el correo electrónico. Y aunque no haya sido una carta de amor, se sintió parecido a una de esas con las que se humedecen los ojos y el corazón se sale del pecho. Ser es la mejor de las noticias que he recibido.

lunes, 11 de agosto de 2008

viernes, 8 de agosto de 2008

Hace años

No me dolía la cabeza como anoche, pero no sabía cómo mitigar el asunto y salí de mi lecho para buscar analgésicos. No soporté la búsqueda porque implicaba un foco encendido y una idea errática respecto al lugar donde encontraría las tabletas.
Apagué la luz y el dolor seguía, fui al baño porque pensé que vomitaría, pero no. El dolor se puso peor, regresé a la cama y cerré los ojos con la intención de dormir.
A mi dolorosa cabeza llegó la imagen de esa pomada china que Nena me regaló hace como año y medio, justo un día de jaqueca espantosa, aunque no tan fea como la de anoche.
En la oscuridad caminé hasta la pomada; abrí el cajón y la diminuta lata fue lo primero que sintieron mis dedos. La abrí y con desesperación froté mis yemas contra la perfumada cera, después muy fuerte contra mis sienes. Nada importa cuando hay tanto dolor.
Me metí a la cama otra vez y pedí que o muriera o se acabara la tortura, pero ya. Repetí "por favor, por favor" sin abrir la boca. Entré en un sopor de ruidos desarticulados que se acercaban a mí: era el ruido de varios hombres que emitían un sonido vibrante y repetitivo, como un canto que no entendía.
Entonces me sentí tranquilo y supe que no moriría y hoy estaría todo bien, cuando abrí los ojos, segundos antes al ruido del despertador.