lunes, 21 de enero de 2008

Relato de ti

No vuelvo a burlarme de tu nombre. Tomaron tus datos cuando llamaste por teléfono y reí al escucharlo.
Llegaste vestida de oficinista promedio; lentes correctores de miopía y dientes sin trazas de haber pasado por los traumas de la ortodoncia... ¿para qué?
Los hijos que aún no tienes, porque se ve que los tendrás, y tu, desde hace 10 meses, esposo llorarían emocionados de haber atestiguado lo que yo.
"Tengo siete años trabajando en recursos humanos, es que soy psicóloga... pero le quiero dar un giro a mi vida" y los dientes se asomaron en la inevitable sonrisa y aliviada nos viste a los ojos como si apadrináramos tu decisión.
"Siempre me he querido meter a la fotografía, pero ahora sí de plano dije 'de una vez' y me escapé un ratito de la oficina para venir a ver la escuela... todavía ni tengo cámara", continuaste.
"Es que para eso es la vida", te contesté y quise agregar más palabras, pero me contuve, eras hasta entonces una desconocida.
Mucho gusto y bienvenida, Yajaira.

3 comentarios:

Jorge Pedro dijo...

qué conmovedor. casi se me sale una lágrima. en serio.

i. i. dijo...

Hola Tomás!! Gracias por tu visita y el comentario! Un abrazo!
pd buena retrato el de la anterior entrada!

Le Corriendo Despacio dijo...

Pos así hay gente, que si se avienta. Padre aunque con un poquito de risita mala onda.