miércoles, 9 de abril de 2008

Hace rato le explicaba

El matrimonio Arnolfini, de Jan van Eycke, al chavo que hace servicio social en el lugar donde trabajo y me acordé ya haber soñado con la revisión de esa pintura. Sobre todo cuando mencioné a alguien por qué sólo había una vela prendida en el candelabro, hice hincapié en el lugar donde el autor colocó su firma y ubiqué al pintor en el espejo convexo del fondo.
¿Les ha pasado algo así? Es como si ya hubiera tenido ganas de hablar con alguien de ese cuadro.

1 comentario:

Pip3n dijo...

No entendí a lo que dijiste del sueño. Seguro me ha pasado.

Gran pintura.

saludos

Pip3n