jueves, 17 de abril de 2008

Para hoy soñé

Que Ángeles, mi amiga del Semillero X, me regalaba un arete para la oreja izquierda. La preocupación era si aún entraría a la añeja perforación, que no ha alojado nada desde el 2004. Suena rara toda la descripción, pero me daba mucho gusto recibir su regalo y estaba ansioso por ponérmelo y ¡zas! ¡Que sí entró!
Y bueno, con seguridad soñé lo anterior porque Angie tuvo un enorme detalle conmigo anoche: durante la clase me regaló una paleta de naranja. Eso porque recordó cuánto me gustan los hoy-descontinuados-en-México Sugus de naranja, pues le conté todo sobre ello y yo.
También supo que de niño los tenía listos al lado de la cama para que al despertar fueran el primer sabor en mi boca. Y es que era increíble despertar así. Eso era felicidad.

3 comentarios:

Angie dijo...

qué significará?? que en algún recóndito lugar de tu cabecita llena de chinos, ¿te quieres colgar una paleta en la oreja? ;)
jeje
hoy voy a llevar galletas, aguas con la nariz!!!!

Tomás, no hay más dijo...

Ja, ja, ja. Una paleta en la oreja. ¿Por qué?, ¿son glaseadas? Mmmmmm. Yummi, yummi.

Jorge Pedro dijo...

¿y ya le contaste a angie sobre las tortas de tamal que están por tu casa? jejejé ;)