miércoles, 14 de mayo de 2008

Tuve una pesadilla

Entonces no necesito decir que fue espantosa, pero ya lo dije. Soñé que mi papá sufría un infarto y moría a bordo de un coche que hace años vendió. Fue muy sórdido, como mis sueños de los últimos días.
Yo estaba inconsolable y cerca de donde le lloraba a mi padre escuchaba un cuchicheo y risillas; eran los paramédicos. Reían de cómo habían encontrado el cadáver y lo imitaban. Furioso corrí y salté hacia ellos para darles su merecido. Desperté.

No hay comentarios: