martes, 9 de septiembre de 2008

La japonesa

Que vivía escondida en un clóset y se terminaba la comida del dueño de la casa, es lo máximo. Además el tipo se refirió a ella como "una mujer muy limpia y ordenada". Tengo que hacer algo con esta historia. Es tan de los dosmiles.

2 comentarios:

miss comet dijo...

japonesa cochina¡¡

oye, pues ya se hubieran enamorado los viejitos, no?

tanta complicación, osh.

Tomás, no hay más dijo...

Te la bañaste con eso de japonesa cochina, es una de las frases que más risa me dan de la cinematografía ripsteniana, bueno y mexicana. Ah, es buena idea hacer un post de eso. Beso, Maris. Dios te bendiga.