jueves, 16 de octubre de 2008

El

Taxista de la mañana me cayó bien, pero me creyó capaz de guardar una suposición igual a la suya. "¿Verdad que Slim no ha de ser feliz?", preguntó el simpático hombre, dando por hecho que estaría de acuerdo con él. Con serenidad, pero le espeté mi total desacuerdo. No se lo esperaba.

5 comentarios:

miss comet dijo...

jajaja còmo no va a ser feliz????¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

slim : "dispàrate las muranos ¡¡"

Grajales dijo...

Dudo que sea feliz, sabiendo que le entrego la mitad de mi sueldo y las penurias que paso.

Javiere dijo...

Yo lo acabo de ver la semana pasada en la facultad, y lucía bastante tranquilo y feliz. Quise pedirle que me regalara lo que traía en la bolsa derecha del saco, o aunque fuera, internet gratis de por vida, jajajajajaja. Saludos Tomás.

Tomás, no hay más dijo...

Es que imagina solamente cómo es la vida de alguien que está facultado para regalarte internet vitalicio.

metztli dijo...

hola!!!
quien sabe!!! habra que saber en que plano decia el taxista que no es feliz el slim (que no lo esta tanto je je, pero super de acuerdo contigo...es de la poca minoria de los mexicanos que son felices o por lo menos, que no tienen que preocuparse ´como van a pagar la cuenta de la siguiente quincena....vaya! ironias del pais, de esas, que a cada rato vemos...
saludos!!! y mucho gusto