viernes, 3 de octubre de 2008

Puse de alarma

En mi celular, una canción que me puso muy de buenas. Desperté feliz y con un priapismo mañanero que juró nunca abandonarme. Canté, reí, bailé en la regadera. Como que aún no regresaba al mundo. Ahora estoy en la oficina. No pude evitar que mis lágrimas cayeran al escritorio. Las limpié con las mangas del suéter. Que nadie me vea.

2 comentarios:

Gabita dijo...

Siempre es bueno despertar con una cancion feliz!!! Yo siempre hago eso!! Hoy fue Summer of 69... y vaya que me pone de buenas!! :)

miss comet dijo...

nunca nunca ¡¡¡¡

TOMÀS.