martes, 23 de diciembre de 2008

Día 1, o sea ayer

Llegué cansado, todo el paisaje estaba nevado. Antes de comer entré a bañarme, perdí el equilibrio mientras me desvestía, me caí. No alcancé a meter bien las manos. Se me dislocó el hombro izquierdo y frente al miedo de ver arruinadas mis vacaciones, corrí al espejo -se veía espantoso el hueso desacomodado- y lo puse en su lugar otra vez. Ni sé cómo le hice. 
Ay, me duele un poquito cuando lo muevo. Me pregunto si dejará de doler para que con confianza vaya a Whistler en los próximos días.

No hay comentarios: