jueves, 15 de enero de 2009

Mi departamento se

Parecía un poco al lugar donde está el Semillero de Creativos, y también al de un edificio al que fui hace poco en Canadá, menos a mi departamento real.
Afuera había un cocodrilo, no el de Lacoste, ¡uno vivo y gigante que quería comerme! Lo veía a tráves de la mirilla de la puerta: su color verde y escamas. Se daba cuenta que estaba del otro lado y la golpeaba. Desperté.

1 comentario:

hugo dijo...

que loco. hace siglos que no recuerdo mis sueños, snif.