viernes, 8 de mayo de 2009

Creo

Firmemente que la capacidad de echarnos pedos nos fue dada para reír. Por ejemplo, hace días me eché uno que sonó como a gato enojado.

4 comentarios:

Zabioloco dijo...

gato enojado...

vaya, que bueno que no era un Gato madre...


la palabra de verificación

pesses

g dijo...

Tommy, a ver si un día escribes un librito, yo te lo compro.

Joselo dijo...

O también podrías grabar un disco.. aunque ese quién sabe si yo lo compraría.. un gato enojado (?)

hugo dijo...

que bueno que disfrutas los pedos. yo los odio.