lunes, 7 de septiembre de 2009

No entiendo

Por qué la gente no da o se hace la que no recibe el último cigarro*, el último chicle, la última galleta, entre otras cosas... si da lo mismo. O sea, ya se fumaron o masticaron o comieron todo los demás. ¿Qué diferencia tiene?
Es más, ¡hasta se reabastecerán!

*Aclaro que he sostenido una cruenta batalla contra mi propio tabaquismo. Voy bien.

No hay comentarios: