jueves, 10 de diciembre de 2009

Soñé con una japonesa

Que me dejaba su cama mientras ella hacía no sé qué cosa. El chiste es que me metí y ella me decía que me tapara súper bien porque la colcha estaba llena de abejas. Y sí, ¡tapizada! Como que cualquier movimiento provocaba el zumbido de varias. Así no podía descansar. Me descobijé con un movimiento certero, como de película de karatecas, y salieron casi todas volando. Muchas se quedaron ahí pendejeando, pero otras se fueron hacia mí. Estaba nervioso al respecto, pero no sabía si estaban enojadas o de buenas porque ninguna me picó.

5 comentarios:

Zabioloco dijo...

Así has de estar de meloso

Celestina Terciopelo dijo...

¿Y la japonesa de perdis era bonita? Digo, para contrarrestar el pánico de las abejas. Yo me asustaría mucho si soñara algo parecido (por lo visto tú lo tomaste con más calma). :)

Saluditos.

Grajales dijo...

seguro que no eran africanas

s david guzmán s dijo...

Dices que cuando sueñas con animales son problemas que se avecinan.

Gracias por decírtelo hasta ahorita?
Bueno no había venido. La cosa es que si los sueñas los debes matar. Y si lo consigues pues no habrá pedo.

Pero tú no hagas caso de esas pendejadas.

Y quita esa palabra que tienes que poner cada que haces un comentario, es cagante jaja

ntc, como tu quieras

Carlitos dijo...

¿No era Muyakina?