lunes, 28 de septiembre de 2009

miércoles, 23 de septiembre de 2009

domingo, 20 de septiembre de 2009

Si fuera

Perro, no tendría dueño. -¡Ay, sí!, muy independiente el chavo, ¿no?- Pero ellos parecen ser muy felices con sus amos. Los callejeros, en cambio, se ven tristes: con los pelos de la cola todos hechos bola, hasta rastas traen.
Aunque, bueno, nosotros nos decimos dueños o amos; y ellos con esa cara a la que podemos atribuir una expresión de felicidad, no entienden nada de esto.
¿Nos verán como un amigo?, ¿como un amigo que los mantiene?, y que en la mayoría de los casos ni de una casa los deja salir. Ah, y por supuesto... ni pensar en que puedan cagar donde se les antoje. Bueno, ya: ¿cómo vería a mi "amo" si fuera perro? ¿Qué pensaría de él? ¿Pensaría?
Mejor salgo un rato a la calle. ¡En qué cosas soy capaz de pensar un domingo 20 de septiembre al mediodía! No se puede ser perro.

Río

Solo.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Pedaleaba mi bicicleta

En una terracería solitaria. Estaba cada vez más oscuro. Eran como las ocho de la noche. No recuerdo cómo, pero de pronto ya estaba adentro de una casucha rural. El ambiente se veía polvoso, y ahí me atendía una pareja de desconocidos. No querían que siguiera el camino porque ni siquiera había luna que iluminara el camino. Y tenían razón.
"¡Ya debería ponerle a la bici las lámparas que ni siquiera he sacado del paquete!", lamenté.
Desperté.

martes, 15 de septiembre de 2009

martes, 8 de septiembre de 2009

¿Qué pasa conmigo?

Que me he vuelto un antisocial. Quiero saber por qué. Creo que está mal. "El hombre es un ser gregario por naturaleza", le dicen a uno desde niño, hasta en los librillos de Ciencias Sociales de la primaria. Y siempre había sentido esta frasecilla gastadísima, como una pedradilla.
Como que en el fondo siempre supe que esa piedrecilla me caería hoy como un cerro deslavado.
Lo más extraño es que me imagino como no antisocial, y no me gusta la sensación.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Jajajajajajajajaja

No.

No entiendo

Por qué la gente no da o se hace la que no recibe el último cigarro*, el último chicle, la última galleta, entre otras cosas... si da lo mismo. O sea, ya se fumaron o masticaron o comieron todo los demás. ¿Qué diferencia tiene?
Es más, ¡hasta se reabastecerán!

*Aclaro que he sostenido una cruenta batalla contra mi propio tabaquismo. Voy bien.

martes, 1 de septiembre de 2009

No sé por qué nunca

Lo había mencionado, pero en San Miguel hay una calle que se llama Pancho Pantera. Muajauajaujaua. Dicen los díceres que quedó así bautizada por unos tíos, a quienes mi abuelo materno les regaló unas casas por ahí cuando eran adolescentes o recién casados; de hecho a todos en la misma calle.
Jajaja. Hace años que no paso por el rumbo, pero de niño me daba risa subir la vista y leer el nombre de la calle en cada esquina. Supuestamente el oficial era otro, como Mario Moreno o una onda así. El chiste es que un día balconearon a mis parientes en un programa de esos tradicionalistas de la estación de radio AM. Muajauajaujua.

Hoy cumplo un año

En mi trabajo. El tiempo y un montón de cosas han pasado jodidamente rápido. Si cada año es de cambios, el pasado sólo se trató de eso, y fueron varios de un día para otro. Éste va mucho más tranquilo. Ya me hacía falta.