jueves, 28 de octubre de 2010

lunes, 11 de octubre de 2010

Cada que es-

cucho la palabra "ultratumba" me imagino una lápida como "del futuro", con botones, luces, y hasta un ataúd "muy moderno", casi volador.

A propósito de esta palabra, que también es una de mis favoritas, ha de ser cagado ser actor de las recreaciones del programa ese de fantasmas del Discovery, ¿no? Como que quiero.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

A veces parece

que sólo escribo mis sueños aquí, y bueno, hoy no es la excepción.

Soñé que estaba en la universidad, y soñaba que era Pedro Picapiedra y participaba en una carrera de obstáculos. Después hacía una maqueta -parecía como un storyboard- de plastilina para representarlo todo, y la exponía en no sé qué clase. Estaban mis ex compañeros y amigos -por supuesto-, entre ellos Andrea, Tania, Jesika, Ana Gaby, Diego, Juanjo, el Chamis y no sé quiénes más. Se reían muchísimo de mi sueño como en aquellos tiempos, cuando también eran quienes más parecían disfrutar mis payasadas.

Por cierto, ya caché que este sueño va en secuencia con otros en los que vivo con mi familia -sólo ha aparecido mi mamá- en una casa "tipo León" con portones como metálicos y esas peculiaridades de la arquitectura de allá.

martes, 14 de septiembre de 2010

Soñé que era un dingo

Y pensaba "estoy hambriento como un dingo" -¡ándale pues!-. Rarísimo. Sólo veía el cielo y la hierba que se abría a mi paso -muy lento, por cierto-. Como que movía una pata, y la otra después de un par de segundos. Escuché una abeja zumbar hasta acercarse por detrás a mi oreja. Levanté la cabeza de la almohada. 3.51 a.m.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Hay veces que dan ganas de soltar

un putazo en la jeta de alguien, cuando dice algo con toda la intención de partirte la madre.

Por cierto, se me hace muy raro cómo se les desinfla la panza a las embarazadas después de dar a luz. Es como muy crudo.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Uff, qué buena onda tiene este video

En una escuela de Ginés, Sevilla, se pasaron con este plano secuencia-lip dub, que hicieron para la clase de inglés. Me emocionó mucho. Se me erizó la piel y se me humedecieron los ojos. Hace 10 años no pensé que Belle and Sebastian sería, hoy, uno de mis grupos favoritos.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Poco antes de las 5:55 a.m.

Soñé que estaba en una gruta gigante. A unos 20 m de mí una pareja hacía el amor sobre una roca. Los espiaba. Volví la vista a la derecha y un niño también los veía a escondidas. Se parecía a mí como a los 8 ó 9... era yo, pero como que me dio pena preguntarle. Se me hizo tonto. Nos volteábamos a ver y reíamos en complicidad, pero ahogábamos el ruido con la mano en la boca.

Empezó a sonar la sirena de un bote de policía, que con su torreta encendida avanzaba con lentitud. Corrimos hasta salir de ahí. El niño desapareció. Seguí la marcha hasta estar en mi departamento, pero no lucía como el real.

Abrí el refrigerador, que era viejo -como esos Kelvinator- , muy profundo y tenía una bolsa con carne molida cruda en una de las repisas de abajo, en el lado derecho. Más arriba y frente a mí había una rata. Quién sabe cómo se había metido. Iba a tirarla con la mano, pero no me pareció buena idea. Volteé a buscar la escoba verde (así aparecía en mi memoria -dentro del sueño, ¡obviamente!-). Sonó el despertador.

martes, 24 de agosto de 2010

"¡¿Por qué no me invitaron a su boda?!"

Era el reclamo que les hacía a mis papás cada que veíamos los álbumes del 17 de febrero de 1979. Me explicaban que aún no había nacido, pero no quedaba convencido.

Enfurecía más cuando saltaban las fotos en las que había otros niños entre los invitados. Algunos, incluso disfrazados como pajes al lado de mi mamá.

Es raro pensar en las cosas que ocurrieron antes de que naciera, todas son como un cuento.

Siento que ya estaba en el mundo, pero ni siquiera en la imaginación de alguien. Todavía no estaba consciente de mi propia existencia, y nadie me conocía.

miércoles, 26 de mayo de 2010

sábado, 22 de mayo de 2010

El Parkasé

me inspira para escribir una nueva canción, aunque prefiero evitar el asunto de las fichas. Eso ya está muy gastado.

viernes, 26 de marzo de 2010

Para variar

voy a contar lo que soñé anoche.
Estaba en San Miguel, dentro del cine Los Aldama, que seguía lleno de butacas, pero ya estaba abandonado. (Ahora, desde que un gringo lo compró, no tengo idea de cómo luzca).
El chiste es que en sus butacas tenía lugar una pedota, y había un montón de conocidos del pueblo, gente que ubico más de mi infancia. Entre todos estaban mis primos: Talina y Pepe. También estaba mi hermana Blanca.
No tenía ganas de beber, en absoluto, y lo decía cuando me ofrecían tequila. Al negarme más, llegaron varios y me abrazaron para convencerme. Me sentía muy afectado, sobre todo por mi reflexión: "Cada vez me siento más inadaptado".
Desperté.

jueves, 25 de marzo de 2010

Jaja, no sé desde qué

lugar escucho Revolution y Because de The Beatles, que tengo ganas de llorar y apenas me las aguanto. Muajuajua. En serio. ¡Es que qué canciones!

miércoles, 24 de marzo de 2010

Desde hace más de 20

años me he preguntado si a los animales, como los tiburones cuando se comen a alguien o las víboras come-ratones, no les da asco que su bocado venga relleno de pipí y popó. ¿O será que así les gusta? ¿Es lo que da sabor?

jueves, 4 de marzo de 2010

Sue-

ño que veo todo borroso, como en los tiempos cuando era miope y astígmata; y que no distingo nada a más de un metro de mí. Busco mis lentes sin éxito; y cuando no sé si son los de contacto o los de armazón los que mis manos deben reconocer a tientas, recuerdo que no tengo razón para ver mal: "¡Si ya me operaron los ojos desde el 2004!". Despierto.

martes, 23 de febrero de 2010

Fui

Al concierto de Massive Attack y quiero mencionar 10 cosas:
  • muy bien, eh;
  • son como Timbiriche: cada uno tiene su canción;
  • su rollo es igual de relax que siempre, muy mariguano, se antoja;
  • en la fila que estuve, la mitad de la chaviza se veía como de anuncio de Telcel;
  • como que cada quién le agarra un ritmo distinto a sus canciones;
  • se me erizó la piel con varias;
  • muy simpáticas las chavas;
  • los ruiditos de sus canciones, muy padres, como en los viejos tiempos;
  • sí me gustaban, pero como que me daban igual, ya no;
  • me eché un mazapán durante el concierto.

martes, 2 de febrero de 2010

Las

mujeres ponen una cara súper chistosa cuando se desmaquillan. Ajá, abren mucho los ojos y... bueno, ya saben cómo.

sábado, 2 de enero de 2010

Te-

nía ocho años, y hasta entonces era lo normal pasar las Navidades y los añosnuevos en la casa de mis abuelos paternos. Siempre fui el nieto consentido; bueno, el idilio terminó cuando tenía unos 12 ó 13, porque de plano hubo una ruptura general entre mi madre y ellos. Y claro, "te das cuenta" de muchas cosas. En fin.
La cosa es que de niño sólo podía aspirar a beber sidra y vino, ya cerveza y otras cosas como que no, aunque había probado el whisky. "¡Sabe a madera!", me quejaba. Entonces, los tragos fuertes no eran lo mío.
Esa Navidad ya decían que no me dejaran las sidras al alcance, pues ya tenía cierto historial de ponerme a llorar y quedarme dormido.
Repetí el numerito de llorar en un rincón o acostado boca abajo en un sofá. Me acuerdo muy bien de esa sensación vaporosa de lágrimas y mocos en mi cara, y claro, la dificultad para respirar, pero no quería que me vieran. Bueno, para variar me sorprendieron, y se reían. "¿Por qué lloras?", me preguntaban todos. Y cuando decidía responder, sólo contestaba con un ahogado "por todo, por todo"; y decir eso me hacía llorar aún más.
Ahora que lo recuerdo, sí era cierto, sí estaba triste "por todo", y el alcohol como que reunía todas esas reflexiones y me las traía a la cabeza. Me las hacía ineludibles. Había algo de claridad en eso.

viernes, 1 de enero de 2010

Qué chingona película

Y qué momento, claro, choteadísimo así como el de The End, pero no importa. Quiero verla otra vez. ¿Alcanzaré a hacerlo antes de que terminen mis vacaciones?