martes, 24 de agosto de 2010

"¡¿Por qué no me invitaron a su boda?!"

Era el reclamo que les hacía a mis papás cada que veíamos los álbumes del 17 de febrero de 1979. Me explicaban que aún no había nacido, pero no quedaba convencido.

Enfurecía más cuando saltaban las fotos en las que había otros niños entre los invitados. Algunos, incluso disfrazados como pajes al lado de mi mamá.

Es raro pensar en las cosas que ocurrieron antes de que naciera, todas son como un cuento.

Siento que ya estaba en el mundo, pero ni siquiera en la imaginación de alguien. Todavía no estaba consciente de mi propia existencia, y nadie me conocía.

3 comentarios:

Cuetzpallin dijo...

¿pienso, luego existo?

Zabioloco dijo...

super man?

Marita dijo...

Es tierno. Mami, por qué no me invitaron a su boda? jaja, tierno.