martes, 14 de septiembre de 2010

Soñé que era un dingo

Y pensaba "estoy hambriento como un dingo" -¡ándale pues!-. Rarísimo. Sólo veía el cielo y la hierba que se abría a mi paso -muy lento, por cierto-. Como que movía una pata, y la otra después de un par de segundos. Escuché una abeja zumbar hasta acercarse por detrás a mi oreja. Levanté la cabeza de la almohada. 3.51 a.m.

3 comentarios:

miss comet dijo...

jajaja qué padre !
me recordó cuando un día que llegamos al estacionamiento de cable y te dije:
quiero un dingo.
Mientras un perrito que parecía caminaba frente al Megane ;)
Te dio mucha risa :)

Zabioloco dijo...

Dingas a tu madle...


la de verificación

MANCEN

Tomás, no hay más dijo...

Muajaujauajaua. Pinches dingos.